Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


martes, 26 de agosto de 2008

Asesinos !!!


A las 3 a.m. el cansancio tumbó a Lilly en la cama. Era su tercera noche estudiando Química. No daba más. Cuando creía que iba a dormir, un extraño ruido interrumpió la hora y media que pensaba pestañear.
Un rechinido de entre los libros de la U fue lo que la trajo de vuelta de los brazos de Morfeo. Primero algo captó su atención, luego la puso en alerta y finalmente, la condujo al terror. El ruidito que empezaba a atormentarla se hizo constante y cuando agudizó el oído alcanzó a escuchar los saludos de un pequeño mamífero grisáceo.
“Vi su naricita y sus bigotitos, fue horrible. Mi huevo si me quedaba en la cama”, contaría después Lilly a sus cuatas del bicho que corría como loco entre el anaquel lleno de hojas, cuadernos y fotocopias.
La futura ingeniera pernoctó en la sala, no sin antes cerrar su habitación para no llevarse más sorpresas.

!Ah, vecinitos!

La noticia del ratón fue la sensación durante el desayuno. Cuando
Lilly partió a clases sus padres y hermano declararon la guerra al bicho. La familia tenía cierta experiencia en eliminación de plagas. Desde que un negocio de autos adquirió la casa de los vecinos para transformarla en bodega, han tenido que erradicar mosquitos, hormigas y cucarachas.
Múltiples hipótesis surgieron de la ruta por la cual ingresó el ratoncito pero algo era seguro: había que matarlo.

Por la cola
Tomó 15 minutos remover estratégicamente las cosas de la habitación y acorralar a mickey mouse. “Ahí va” dijo la madre y el padre le acertó un golpe con un trapeador, pero el roedor logró refugiarse entre la pared y la cama.

Seguramente no se reponía del trapeadorazo cuando el bicho empezó a sentir una serie de golpes que lo presionaban contra la pared. Era el hermano que arremetía contra el ratón. Cada golpe y patada que daba al colchón le cortaba la respiración, el pobrecito salió mareado cuando sus victimarios aparentemente le daban la libertad.
Cuando vio la luz, el hijo de su rata madre instintivamente corrió hacia el claro de la habitación en dónde le esperaba de nuevo el trapeador.
Un golpe más. Esta vez casi pierde el conocimiento, pero aún estaba con vida. Ingenuamente se refugió en la esquina de una bolsa de papel, dejando al descubierto la mitad de su cuerpo.
En ese momento el padre sacó provecho de sus tardes de Animal Planet y cual revelación divina, recordó que el talón de Aquiles de los ratones son sus colas. Y con cierto asco, lo tomó de la punta de la cola. Ratatouille, debido a su tamaño no pudo contra su rival.

Brinca la tablita... yo ya la brinqué
Mickey Mouse lucía agitado, ya parecía muerto, pero había que asegurarse de que no volviera. Ni la dulzura de Jerry o Speedy González, ni el encanto de Ratatouille pudieron salvarlo de los impulsos asesinos del hermano mayor: él sugirió envolverlo en una toalla de manos y una vez Michey estuvo en su prisión de tela, el despiadado brother, con sus 150 libras de peso, salta inmisericorde sobre
el pequeño ratón.
Diez salto
s fueron insuficientes para tranquilizar la adrenalina del asesino que no contento con sus ejercicios, toma la pesada armazón de madera de la cama para dejársela caer varias veces más a la maldita rata.

Q.E. P.
Mickey mouse no pudo regresar a la alcantarilla de la que salió , huyendo del insoportable calor del fin de semana. A este pariente chapín de Ratatouille sencillamente le pareció más fresc
a la canaleta de los vecinos y por eso decidió dar un paseo que lo llevó hasta la habitación de Lilly .
De todos modos no hubiera podido regresar. Antes de perecer aplastado ya habían sellado todo posible retorno a su nido. Ahora, sus vísceras yacen esparcidas en una toalla, y una bolsa plástica de La Torre es su ataúd. Que descanse en paz el ratón miguelito.

2 comentarios:

Juan Pablo Dardón dijo...

Buena nota roja vos! Me divertí mucho, algo así va a ser el asesinato de Fe de Rata....

el VERDE !!! dijo...

mmm ya q lo decís, SÍ, hay grandes probabilidades, recordá que después de todo el ratoncito de mi relato acabó muerto por caliente (el calor lo obligó a salir de la alcantarilla).

Además la fe de rata, aunque es rata, es un bicho culto, a lo mejor acaba en algún salón de la fama (disecado).

Suerte con la ordenada de cosas. Que el super ratón acuda a tu auxilio.