Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


lunes, 8 de septiembre de 2008

Hombres e infidelidad


!Al fin! la ciencia da a las mujeres (y a los gays también)
la respuesta de porqué los hombres
somos tan putos e hijos de puta.


El gen de la infidelidad masculina

Le hemos llamado el gen de la fidelidad, pero también podría conocerse como el gen del compromiso, el de la monogamia o la vida conyugal. En realidad, su nombre científico es menos estimulante: se llama RS334 y gestiona la vasopresina, una hormona relacionada con la respuesta sexual y los afectos, que tiene más presencia en los hombres.

Tener una determinada variante de ese gen cuenta más allá del bienestar fisiológico. Posee el poder de influir en la capacidad de compromiso de los varones. En ser promiscuo o monógamo o incluso en la capacidad de lograr una convivencia feliz con su pareja.
Seguir leyendo...

3 comentarios:

Seletenango dijo...

Pretextos quiere la vidaaaa!, que descarados, ahora resulta que le hechan la culpa a un gen...pues que gensito mas abusador.

el VERDE !!! dijo...

pues qué te diré... me suena a la misma jalada de cuando descubrieron el dizque gen de la homosexualidad.

Falta ver si como en esa ocasión, surgen grupos que clamen por estudios para erradicar el gen por medio de la manipulación genética.

Algo utópico de sci-fi pero ¿no sería genial "implantar" o "desimplantar" este genecito de la fidelidad?

Juan Pablo Dardón dijo...

No queda otra que la biogenética nos ayude!