Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


jueves, 6 de noviembre de 2008

Gaymers y personajes gays en videojuegos (2 de 2)

Para rematar el post anterior, los dejo con un recorrido por el mundo de la censura en los videojuegos, siempre, tocando el tema Gay, lésbico, bi y trans.

Las restricciones de las compañías
En 1983 se produjo una gran crisis en el sector de los videojuegos domésticos. El reinado de la Atari 2600 llegaba a su fin, y ni su sucesora, la Atari 5200, ni las múltiples consolas de los competidores logra
ron hacer frente a los ordenadores personales que cada vez copaban más parte del mercado. No son pocos los que vendieron sus viejas máquinas para comprarse unos modernos ordenadores que valían para más cosas que para jugar.

El gran error de Atari había sido no patentar sus cartuchos ni controlar la calidad de los mismos. Las estanterías de las tiendas se habían llenado de juegos mediocres y clones de grandes éxitos. El jugador en aquel entonces, elegía los videojuegos según los gráficos que mostrase en la contraportada ya que no existían publicaciones especializadas en las que informarse. Tras comprobar que su adquisición era un bodrio, dejaba de comprar nuevos títulos por miedo a que no cumpliesen sus expectativas.

Muchas compañías abandonaron escaldadas un sector sobresaturado donde cada
una de ellas tenía su propia máquina. La gallina de los huevos de oro había dejado de poner, al menos durante un tiempo, y ahora tocaba cubrirse cuanto antes las espaldas para minimizar las pérdidas.

La política restrictiva de Nintendo
Pero Nintendo no se rindió y resucitó el mercado con su Famicom (aka NES) y su Super Mario. Y para no cometer el mismo error que Atari, patentó sus cartuchos y aplicó fuertes restricciones a todos los títulos que quisiesen salir para su plataforma, y no sólo en cuanto a cal
idad se refiere sino también en cuanto a contenido. Así pues, un juego para NES no podría tener referencias a las drogas, a la religión o política, ser violento o incluir contenido sexual.

Tras la restricción de contenido sexual por la que pasaron juegos de la talla de Maniac Mansion en su debut en NES, nadie se podría imagin
ar que el primer personaje transexual de la historia de los videojuegos fuera a venir de la mano de la propia Nintendo.

Birdo, minijefe d
el Super Mario Bros 2 (1988), comentaba en el manual de instrucciones original que creía que era una chica y que prefería que lo llamasen Birdetta. La filial americana de la gran N censuraría estas confesiones del rosado personaje en futuras ediciones del juego.

Nota: Donde pone “Ostro” debe poner “Birdo”. Ostro es el nombre de una avestruz en la que los personajes podían montarse. Esta confusión de nombres dio lugar a que la gente pensara que “Ostro” era la especie a la que pertenecía Birdo. El error fue subsanado por Nintendo en la versión del juego de Super Mario Advance.

En títulos posteriores, Birdo se convertiría en un amigo inseparable de Yoshi (el dinosaurio que “monta” Mario), siendo compañero del mismo en juegos como Mario Tennis (N64) y fortaleciendo así el rumor de una posible relación entre los dos dinosaurios de Nintendo.

En el año 1992, Enix Corporation recibió la orden de Nintendo de eliminar un
bar gay del Dragon Warrior III, junto con otros cambios en el contenido. Años más tarde cuando las restricciones se ablandasen, Eidos reeditaría el juego para Game Boy Color incluyendo todo el contenido original sin censuras.

La versión de SNES del Ultima VII también sufrió modificaciones y se le eliminó la opción de que el jugador pudiese tener un compañero de cama (masculino o femenino) durante la partida.

En 1999 Nintendo decide limitar su política de restricción de contenido, y un año más tarde Rare le toma la palabra con su Banjo-Tooie para la Nintendo 64. De entre sus personajes destaca Jolly Roger, una rana gay que pedirá a Banjo y a Kazooie que rescaten a su amante.

Rare volvería a poner a prueba la “libertad” que había brindado Nintendo con su Conker’s Bad Fur Day (2001) para la consola de 64 bits, introduciendo un protagonista alcohólico que vive en un mundo donde las subidas de tono con matices sexuales (algunos referentes a la homosexualidad) son frecuentes.

La política no tan restrictiva de Sega
Sega también ha tenido una política restrictiva con determinados contenidos, pero se ha caracterizado por ser más liberal que Nintendo en muchos aspectos. La compañía
japonesa de origen americano permitía juegos más violentos con gráficos explícitos, la posibilidad de incorporar enemigos de género femenino e incluso el poder realizar determinadas insinuaciones sexuales. Algunas de estas insinuaciones las llevaba a cabo el departamento de marketing de la propia compañía.

Pero aunque Sega presumiese de liberal, a la hora de la verdad no lo era tanto y juegos como el Final Fight se vieron obligados a realizar modificaciones. Una de ellas es el cambio en el vestuario de las travestis Poison y Roxy para que no cojan frío en su paso de versión Arcade a Sega CD.

Sega también censuró a Ash en las versiones americanas y europeas del Street of Rage 3. En la versión japonesa del juego este villano gay con atuendo de Village People era seleccionable mediante un truco. Un caso muy similar es el de la censura del juego Vendetta de Konami, ya que sólo en su versión asiática dispone de un personaje gay que también sigue la moda de los Village.

El principio del fin de la censura
El cambio de mentalidad por parte de la sociedad durante los últimos años y el reconocimiento de los derechos de la comunidad de LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans) ha propiciado que hoy en día la opción sexual no sea un tabú ni un elemento digno de censura. Estas mejoras sociales han traído consigo una proliferación de personajes LGBT tanto en películas, series (incluso infantiles como los Lunnis) y videojuegos.

A pesar de todo aún sigue habiendo compañías que aplican censuras a sus juegos en este aspecto. Es cuestión de tiempo que todas estas prohibiciones queden a un margen puesto que la comunidad gaymer cada día es más fuerte.

1 comentario:

Black dijo...

a mi me gustaria ver un RAinbow six donde los integrantes del comando fueran gays y salvaran al mundo de los terroristas, o un San Andreas donde el personaje sea un gangster gay.. por que no?.. yo creo que el tabu de la homosexualidad en los video juegos no se ha abierto tanto como deberia, saludos greenman... yo viendo post viejos jeje