Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


lunes, 9 de febrero de 2009

ProlRefumeV (V)

Esto es de mi paso como empleado en el sistema bancario... hace 10 añotes !!! Por cierto, el lugar del que hablo ya no existe. Fue mi primer chance, recién salidito del diversificado, y el único en el que ejercí mis estudios como Perito Contador.


Cisma No. 33

No lo comprendo.
No comprendo su postura, por qué me hacen sentir así.
¿qué fue lo que les hice,
fue acaso injusto,
o en realidad me aplauden?

¿Pensaban que era feliz,
que no me importaba ascender,
pensaban acaso que era conformista?
¿Por qué me situaron en esa forma?

Mi rebelión los agitó,
jamás pensaron que sería capaz de la hazaña,
que sería incapaz de romper el estereotipo y escaparme
de la explotación.

Luché y batallé, mi descontento laboral afirmé.
Ahora, por ganar la guerra me reprochan.
¿Por qué no me comprenden?

Me odian, sé que me odian,
no pueden verme a los ojos.
Soy el reflejo de su ineptitud e incompetencia;
reconocen lo insignificantes e indiferentes que me son.

No me comprenderán. Me odiarán hasta la muerte,
pero yo saldré de la decepción.
Sé que serán injustos conmigo,
que en realidad no les importa mi destino; sólo soy un infeliz auxiliar de depósitos...
Cuadre y Revisión es mi prisión: la desdicha y la escoria del Empresarial.

No me comprendan, ya no me importan.
Moribundo y herido he logrado escapar
y aunque muera, lo haré fuera de esta mierda.
Hasta la muerte es mejor que trabajar para esta institución; Cuadre y Revisión
no es más que la representación del mismo infierno,
hasta Satanás figura por subgerente financiero
y sus demonios fungen cual jefes de Departamento.

Logré salir, pero sé que no me pagarán como se debe.
Seguramente me robarán cual buitres sedientos de sangre.
Me veo desgarrado por ustedes,
veo cómo me despojan de todas mis prestaciones y mis beneficios.

¡Sean malditos! ¡Bastardos!
Me han difamado y ahora mi nombre está por los suelos,
me han tachado injustamente y sólo desean mi muerte.

No sé cómo, pero sobreviviré.
Otro empleo mejor encontraré
con un sueldo que realmente justifique mi trabajo
y que corresponda a mi capacidad intelectual.
Escapé: una perla no merece estar entre los cerdos.

Espero el milagro, espero la dicha y también el placer,
espero que se pudran en sus traseros
y que de sus entrañas revienten gusanos
y acaben por comerse sus huesos.
Espero no volver a verlos nunca más.

1 comentario:

Vivian dijo...

Me llega, Verde!! esta es mi parte favorita "Me odian, sé que me odian,
no pueden verme a los ojos." ......... seguí publicando tus poemas, están buenos...
Salu2.-