Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


lunes, 23 de febrero de 2009

ProlRefumeV (VII)

Suicidio
Las heridas del alma son las más difíciles de sanar


Cuando te hieren el alma, mueres;

se derrumban tus creencias,

ves cómo se desploma la sinceridad y la confianza

lo que pensabas era amor, desaparece

todo cede a la oscuridad

tu espíritu se extingue... se apaga y desaparece...

Pasa el tiempo, la vida y, no puedes caminar

estás parado, perdido y sin dirección,

te sientes solo, muy abandonado

no existe la mano amiga,

se ha ido y otra no quieres buscar;

rechazas la plenitud de la vida

y te dejas arrastrar por la desesperanza

no puedes más y pides clemencia

sientes que no hay razón para el futuro,

que el pasado acabó también con el presente.

No existe el motivo por el estudio ni el sentido del trabajo,

bien sabes que todo está perdido

hasta las fuerzas te abandonan y enfermas

la medicina, trata de aliviar tu cuerpo pero no el alma moribunda.

Cuando así sucede, piensas en los amantes; amores del pasado que no serán más.

Amores imposibles, que sólo la muerte es capaz de reunir: aquellos,

que prefieren amarse, aún renunciando a la vida.

No hay diferencia alguna con ellos, tú buscan también la muerte

¿dime, para qué sufrir?

tu cabeza está a punto de estallar y sabes que tu cuerpo morirá

¿entonces, por qué dañar a otros cuando puedes evitarlo?

mejor es irse, apartarse de todo

permitir que el fuego purifique el alma y la sane

quizá sólo así, puedas abrazar nuevamente la vida.

Si me escuchas, sabrás comprenderme

esta fue mi vida

y estas, palabras propias para mi alma

no tienes derecho a arrebatármelas, inventa las tuyas,

tienes una vida y la tienes prestada

¿quieres destruirla, realmente lo deseas...?

Si es así, ¡ven!

nosotros los cobardes, los infelices y desgraciados, te invitamos;

nosotros los que una vez renunciamos a la vida y abrazamos la muerte

los ahora arrepentidos pero excluidos del perdón,

nosotros los condenados por la eternidad,

nosotros, los habitantes del infierno, te esperamos.

Braliem Jousc


3 comentarios:

del lilo pues dijo...

Hay papasito... tan lugubre usté...

Beso pues y saludos de mi partesita a la suya... jeje

Nancy dijo...

La verdá la verdá no entendí, pero sabés dónde encontrarme si necesitás un hombro, unas palabras, lo que sea.
besitos y apapachos

el VERDE !!! dijo...

Saludos Lilos y Nancy... gracias por su visita y aliento, pero tranquilitos eh, que esto tiene como 6 años de haber sido escrito. Por suerte, ya no me atormentan esos sentimientos.

Un abrazote y besos.