Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


jueves, 23 de septiembre de 2010

HOY y mañana... la OSN presenta conciertos de la 9a Sinfonía

Jueves 23 y viernes 24, 8 p.m. Platea Q100, Balcón I Q70 y Balcón 2 Q50. Gran Sala del Teatro Nacional. Boletos disponibles en las oficinas de la OSN (3a. avenida y 5a. calle zona 1, 2253-9023).

La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) en concierto de temporada oficial 2010 interpreta la 9ª. Sinfonía de Bethoven. Además de la OSN participan siete coros: Juvenil, Victoria, de la Universidad de San Carlos, Esperanza Juvenil, Liceo Javier, Asociación Española de Beneficiencia y el Coro Nacional. Junto al ensamble coral, figuran también los solistas: Ada Chitay (soprano), Adriana Ixcot (mezo), Paul Ruiz (tenor) y Carlos Cardona (barítono).

El director invitado para esta gala musical es Julio Santos (Escuintla, 1959), quien tiene estudios musicales en la Escuela Normal de Música Jesús María Alvarado, en el Conservatorio Nacional de Música y en la Universidad de San Carlos de Guatemala.


Julio Santos Campos

Nació en la ciudad de Escuintla en 1959. Inició sus estudios musicales en la Escuela Normal de música “Jesús María Alvarado”, en la cual obtuvo el título de Maestro de Educación Musical. Luego ingresó al Conservatorio Nacional de Música donde obtuvo el diploma de Bachiller en Arte especializado en Percusión. Posteriormente ingresó al departamento de Arte de la Universidad de San Carlos de Guatemala en la cual realizó 18 cursos del profesorado en Arte con especialidad en Música.

Catedrático de la Escuela Normal de Educación Musical “Jesús María Alvarado”, jornada matutina y del Conservatorio Nacional de música. Actualmente se desempeña como catedrático de varios cursos en la ENMEM jornada intermedia.

Desde 1982 forma parte del registro de percusión de la Orquesta Sinfónica Nacional, en la cual ha sido Vicepresidente de su Consejo Directivo por dos periodos consecutivos de 1997 a 2001.

Ha dirigido varias agrupaciones corales entre las que se mencionan: Coro de la ENMEM “Jesús María Alvarado”, Coro del Conservatorio Nacional de Música, Asociación Coral EL DERECHO, Coro Nacional de Guatemala, Coro Esmeralda, Coro de niños de la Escuela Panamericana 59, Coro del Instituto Experimental la Asunción, Coro del colegio Sagrado Corazón de Jesús y el Coro Victoria del cual es fundador. También fue Director asistente del coro Ricardo Del Carmen, y actualmente dirige el Coro de la Asociación Española de Beneficencia.

Ha sido Coordinador General de los Festivales Internacionales “Enlace Coral” realizados en Guatemala.

En octubre de 2003 viajó a varias ciudades de Japón, invitado por Fundación Japón, para conocer el desarrollo de la música coral en ese país.

En febrero de 2004 ganó la audición con el coro Victoria para participar como coro invitado en el VII Simposio Mundial de Música Coral que se realizó en la ciudad de Kyoto Japón en julio de 2005.

En 2007 obtuvo la Licenciatura en Música con especialidad en interpretación instrumental en la Universidad Galileo.

En 2009 obtuvo la Licenciatura en Música con especialidad en Dirección Coral en la Escuela Superior de Arte de la Universidad de San Carlos de Guatemala.



Ada Abigail Chitay Bautista

En el corto lapso de dos años desde el inicio de sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música, con el maestro José Reanda en 2008, emprende una rápida carrera ascendente como soprano lírica en el campo profesional del Bel Canto en Guatemala, participando inicialmente en las masas corales de las óperas Carmen y Lucía de Lammermour de ese año, hasta ser aclamada por su papel como Euridice en la ópera L’orfeo y Euridice del Festival de música antigua en Antigua Guatemala del presente año.

La calidad de voz y capacidades expresivas que muestra en escena le ha granjeado su paso de miembro de Coro Nacional a ser parte de los solistas del mismo en menos de un año. Ha participado en múltiples recitales en las principales salas de concierto del país destacando su actuación como solista en el Mesías de Federico Handel y la Gala Francesa y Latinoamericana, en Festival del Centro Histórico con el maestro Luis Felipe Girón May.

Actualmente estudia Lic. En música especializada en canto en la Escuela Superior de Arte de la Universidad de San Carlos de Guatemala, habiendo recibido clases con Jorge Pellecer, BayronDardón y recientemente clases maestras con el cantante internacional Roger Barascout.



Adriana B. Ixcot Reyes

Estudiante de la carrera de Canto Operático con el Maestro Carlos Cardona, del Conservatorio Nacional de Música “Germán Alcántara” y miembro del “Coro Nacional de Guatemala, en el que también ha participado como solista en obras como “El Mesías” de G. F. Händel. En los inicios de su carrera musical participó como miembro de los coros: “Universidad de San Carlos de Guatemala”, “Tomás Luis de Victoria”, coros de las Óperas “Falstaf” de G. Verdi y “Carmen” de G. Bizet, presentadas en Guatemala.

Cuenta entre sus estudios musicales con el Diplomado en Técnica Vocal, avalado por la Universidad de San Carlos de Guatemala, Diplomado en Técnica Vocal impartido por la Academia “Del Mónaco”. Recientemente ha participado como solista en la “Misa de Coronación” de W. A. Mozart y solista en conciertos organizados por el Conservatorio Nacional de Música.




Paul Ruiz


Inicia sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional en donde recibe clases de canto. Ha tomado cursos de canto co maestros como Bárbara Bickford, Willy Gutiérrez quien le da clases de canto popular y jazz; actualmente recibe clases de ópera con el maestro Bernardo Villalobos.

Se ha presentado en varis obras como Rigolleto con el papel de Borsa y en el coro de la ópera El Barbero de Sevilla en el Teatro Nacional, participó, a lo largo de su carrera interpretó varios papeles importaes de óperas como Don Giovanni de Mozart, Don Paquale de Donizetti y fragmentos de la ópera La Boheme en varias salas de conciertos de Guatemala. Ha participado en varios recitales de Bel Canto.

Actualmente trabaja en el Coro Nacional de Guatemala donde ha realizado varias presentaciones como solisa en el registro de tenor, de las cuales se pueden destacar presentaciones como El Mesías de Handel, la ópera Orfeo de Monteverdi y varias canciones que necesitan un solista.



Carlos Alberto Cardona Cabrera

Ingeniero químico egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala (1994), Bachiller en Arte especializado en Canto egresado del Conservatorio Nacional de Música de Guatemala (2002) en donde actualmente imparte la cátedra de Canto Operático. Ha participado a nivel internacional en las competencias de canto Francisco Viñas (España, 2005) y Montserrat Caballé (Andorra, 2003).

La Fundación Vicenta Laparra de la Cerda le otorgo la Medalla a Artista del año 2005 en la categoría de Opera. Ha participado como solista en la gira Centroamericana de “Turandot” 2009, el montaje de “Rigoletto” en 2008 bajo la dirección de MassimoPezzuti y Bruno D’astoli, “La Boheme” y “Traviata” en 2006 bajo la dirección de Constantino Juri y Mario Perusso, “Don Giovanni” y “Bodas de Figaro” de la Organización para las Artes Francisco Marroquin en 2007 bajo la dirección de Francis Graffeo, Messiah diciembre 2005, 2006, 2007 y 2008, “La Boheme” en 2003 bajo la dirección de Enrique Patrón de Rueda y en recitales en diferentes salas de Guatemala.

Ha estudiado con diferentes maestros tanto nacionales como extranjeros estudiando actualmente técnica vocal con el maestro cubano radicado en Nueva York Bernardo Villalobos.



9ª. Sinfonía de Bethoven

Esta obra se estrenó el 7 de mayo de 1824 en el Teatro de la Corte Imperial de Viena, abarrotado de celebridades, aristócratas y nobleza. Beethoven subió a la tarima de espaldas al público, y no se dio la vuelta ni aún finalizado el recital. Su sordera es total, no oye absolutamente nada de lo que ha creado. Cuando la sinfonía concluye, el teatro estalla en aplausos, y una solista ha de alzar el brazo del maestro y girarlo para que vea, como todo el público puesto en pie lo homenajea, en lo que fue su más grande triunfo musical. Beethoven quería impresionar a sus oyentes y subrayar sus propósitos de fraternidad universal, y lo logró con este movimiento.

Como en las bellas artes, la música clásica aspira a comunicar una cualidad trascendental de la emoción, que expresa algo universal acerca de la condición humana. Si bien la expresión emocional no es una propiedad exclusiva de la música clásica, esta honda exploración en la emoción permite que la mejor música clásica alcance lo que ha sido denominado lo "sublime" en el arte y un claro ejemplo de ello es la musicalización del poema de Friedrich Schiller, la Oda a la Alegría en la Novena sinfonía de Beethoven, que suele interpretarse en actos de independencia nacional o de celebración, como aquella famosa ocasión en que la dirigió Leonard Bernstein para marcar el colapso del Muro de Berlín, y la tradición japonesa de tocarla para celebrar el Año Nuevo .

Es sabido que la 9ª. Sinfonía arranca de forma poderosa, con un tema principal que transcurre en escalas y variaciones trepidantes, con incisos más adelante para los momentos líricos, nuevamente interrumpidos por la intensidad titánica de la composición. El volumen de la sinfonía fue brutal para la época.

El segundo movimiento es calificado por algunos cronistas como “el infierno en llamas”, por su contundencia y velocidad, suavizado majestuosamente en la recapitulación. El tercer movimiento, aunque sosegado, conduce firmemente a lo que será el cuarto movimiento, que contiene una melodía fácilmente reconocible y mundialmente famosa y original de Beethoven.

El movimiento comienza con breves recapitulaciones de los movimientos anteriores, a los cuales los violonchelos contestan con comentarios inicialmente pensados para la voz humana. Finalmente, el bajo irrumpe con un llamada "Amigos no en esos tonos..." tras lo cual la melodía del himno a la alegría es tocada, primero por la orquesta, y luego por el coro.

Los violonchelos, las flautas y los oboes crean el clima y las voces masculinas y femeninas se alternan declamando la “Oda a la Alegría” de Schiller (de ahí lo de “Coral”), arropadas por el todo orquestal. Esto es tan solo una parte de lo que la Orquesta sinfónica Nacional tiene preparado para este próximo concierto.

1 comentario:

シbilly dijo...

que tarde me voy enterando