Braliem Jousc, el verde. 15 años de periodismo cultural en Guatemala. Es el responsable de la agenda cultural diaria más completa del país, con recordatorios constantes de arte, cultura y ocio.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


jueves, 25 de febrero de 2010

Lo encontré


Cambios del clima que le dicen... mi garganta no se lleva bien con los altibajos en el termómetro. Y ayer, una indegetión me mandó a la cama y no para hacer las cosas que me gustan, jajaja.

Pero nada que un largo sueñito no arregle. Hoy modifiqué mi rutina de la madrugada (me levanté tarde) y de alguna manera dejé espacio para el estrés de hoy (al menos lo aguantaré.... ahhh, ya los años pegan).

Bueno, si leyeron el post en cual comentaba del control remoto que se me jodió... les tengo buenas noticias YA ENCONTRÉ UNO... el sábado pasado (o fue domingo?) me fui de local en local y de puesto callejero en puesto callejo hasta que di con el puto botoncito de skip. Nuevamente puede ver feliz la TV sin los comerciales.

Y bien, para darle un valor a este montón de letras, agrego el próximo evento que habrá en Café León.

domingo, 21 de febrero de 2010

Para esta semana: +d 60 actividades culturales


Insisto... no se puede decir que en Guate no hay ni mierda que hacer: para esta semana, más de 60 actividades: cine independiente, teatro, música, exposiciones, talleres, eventos para güiros... etc.
Visiten la agenda cultural de Magacín.

viernes, 19 de febrero de 2010

skip commercial


Mi control remoto se jodió... lo que más extraño es que ya no puedo usar la mejor de las invenciones jamas puestas en uno de estos mandos a distacia: el botón skip commercial. Ya hasta me sabía el tiempo que los diferentes canales le daban a las pautas comerciales.

Necesito desesperadamente otro control con esa función. Si alguien ve uno ayudará a que este noctámbulo concilie el sueño sin tanta bilis.

jueves, 18 de febrero de 2010

¡La señora de los panitos!


-Mire, me da otras dos de guacamol
-Psst, seño… cóbreme los dos atoles y el chuchito
-Sí, pera llevar porfa.

No resistí. Anoche hice un alto camino a casa y cené una tostada de guacamol “con todo”, es decir, perejil, queso y cebolla. Ahh y un chorrito de salsa de tomate. Acompañé mi antojo con un vaso de atol de elote, que a diferencia de otros que he tomado recientemente, sí tenía varios granos coronando mi bebida.

En los 5 minutos que estuve en el puesto de comida vi a dos mujeres lidiar con una veintena de clientes (coincidí con un grupo que salió de misa) y servirle unos 15 vasos de atol, casi igual número de tostadas y como tres chuchitos… no sólo para comer en el lugar, también para llevar.

Vi en las comerciantes el mismo estrés que viven los empleados de un restaurante de comida rápida, en plena hora del almuerzo. Qué habilidad la de las chicas para retener las órdenes, servir y hacer números para cobrar.

Al ceder mi banco plástico a una abuela salí del puesto de comida y en las ventas vecinas también me hicieron ojitos los dulces típicos, las plataninas y los churros (no cabe duda, empezó la cuaresma).

Estuve tentado a llevar “postre” a casa, pero visualicé a una señora que canasto en mano mostraba pequeñas bolsas transparentes (de esas que se usan para hacer gelatinas caseras) y en ellas diminutos panes…. ¡La señora de los panitos!, exclamé para mis adentros.

Corrí para comprarle varias bolsitas (me fascinan esos panitos, no sólo por su sabor, sino por lo curioso que resultan a la vista) pero sólo le quedaban dos, y de champurraditas. “Y en qué otras iglesia va a estar”, le pregunté.

“Mañana voy a andar por acá joven” (le agradecí eso de joven, jeje) me dijo, y sentí en su tono algo parecido a “ah, como si este no supiera que yo sólo por aquí me mantengo”. Eso, o quizá una exhalación contenida, que denotó lo cansado que fue para su sexagenario cuerpo andar todo el día con tremendo canasto cargado de bolsitas con pan.

“A las 3 de la tarde, antes que salga la procesión de San José”… fue lo que me dijo cuando pagué por los últimos dos productos de su jornada. Procuraré encontrarla para no quedarme, literalmente, con las ganas de unos pirujitos y de unos panitos de manteca.

Verde, por qué putas tanto diminutivo (a parte de que así hablamos los chapines). Pues porque en verdad son panes en miniatura... vean la relación con las monedas.

En la casa: Mijo, ¿te sirvo un panito con algo? O en la tienda: Seño, regáleme un panito con pollo. Jajaja. ya imaginan la cara de la mara cuando les den un pirujo o francés casi del tamaño de una moneda... pero ni en la boquitas !!!

miércoles, 17 de febrero de 2010

Camisa azul (por el gusto de escribir)

Y bueno... el verde no estaba muerto, ni de parranda, tan sólo pisado de chance, jeje. Hace casi un mes que no posteo ni miércoles, pero la rutina y el estrés vuelven poco a poco a la normalidad, así que eventualmente retomaré el blog.

Anuncio que los post culturales ya no serán los de antes, pues todo ese chance lo canalizo ahora en el blog y en la agenda cultural dominical que se publica en Siglo 21, concretamente en el suplemento Magacín.

Y como no pienso trabajar doble los invito a visitar esos links para conocer la información cultural que solía postear los viernes, porque este blog mezclará nuevamente mis fumadas, enojos, sueños, puteadas, pesadillas, algunas actividades culturales que me de tiempo comentar o copypastiar y ese otro montón de mierdas que anuncio debajo del header, je.

Y para empezar... esta fumada de la serie Historias cheleras y chileras. Es el primero de varios relatos. El año pasado pedí a ciertas firmitas que me contaran su peor experiencia con el guaro, y bueno, surgieron muchas historias interesantes. Decidí mezclarlas (para preservar la identidad de mis herman@s de vicio) y agregar algo de ficción.

Este es el resultado. Quería publicar la quincena de relatos de un sólo cuentazo, pero soy realista y eso no va a suceder.

Saludos a todas y a todos... espero que esto no sea llamarada de tusas.

02 Camisa Azul